Los cambios tecnológicos —particularmente la aparición de internet y los dispositivos móviles— han modificado el comportamiento de los consumidores alrededor del mundo. Por este motivo, las empresas, pequeñas y grandes, deben replantear sus estrategias de marketing incluyendo el ámbito digital.